Como evitar una pájara en un triatlón Ironman

Como evitar una pajara en un triatlon ironman

Los desvanecimientos o comúnmente denominados “pájaras”, no es otra cosa que un desfallecimiento hipo glucémico, ocasionado por un exceso de ejercicio físico o por la reducción de las reservas de glucosa en el organismo. Pero lo que realmente te interesa es que puedes evitar este tipo de desvanecimientos si te planteas una estrategia de carrera y no te sales de ella. Esta estrategia de carrera incluye un completo plan de nutrición deportiva que se completa con alimentos como geles energéticos y barritas energéticas.

Asumiendo que te has preparado adecuadamente tu estado físico y según los objetivos que te has planteado, puedes tener una idea del ritmo o el esfuerzo que puedes poner, así como la cantidad y el tipo de energía que requieres para seguir adelante.

La mayoría de nosotros vamos a una carrera con una estrategia decente, con los productos que ya hemos probado y que hemos visto que funcionaban. El problema es que, por alguna razón, no ejecutamos esta estrategia cuando más la necesitamos.

Hay dos razones principales por las que les dan “pájaras” o desfallecimientos a los triatletas, y por lo general está en el tramo de carrera a pie:

  1.  Falta de energía
  2.  Ir por encima de tu ritmo

Vamos a usar un triatlón Ironman como ejemplo. A medida que entrenamos durante 6 meses o incluso más tiempo, en la mayoría de los casos, nos acostumbramos a entrenar y vivir bastante fatigados. Finalmente, conocemos nuestro cuerpo, nos sentimos en forma y ansiosos de hacer valer nuestros entrenamientos que tanto nos han costado. Tenemos una tonelada de energía y no podemos esperar para mostrar nuestra aptitud y resistencia duramente ganadas para conseguir nuestro objetivo.

Como evitar una pajara en un triatlon ironman

La energía del momento de la carrera y la excitación de los atletas es un hábitat perfecto para generar un espíritu competitivo. A menudo nos distraemos de nuestra propia estrategia de carrera personal. Salimos de la natación sintiéndonos bien y luego una o dos cosas suceden (o ambas).

Como nos sentimos bien, podemos atrasar nuestro plan de nutrición deportiva suprimiendo alimentos imprescindibles en ese momento como geles energéticos, sales minerales o barritas energéticas. La primera hora en la bicicleta te sientes increíble y como resultado, podemos omitir ingerir algunas calorías que en nuestro plan estaban previstas después de empezar a nadar.

También vemos a otros atletas a un ritmo superior al tuyo, y ese impulse nos hace ir a un ritmo un poco por encima del que habíamos planteado en nuestra estrategia de carrera. Para nuestra sorpresa, nos sentimos cómodos, así que continuamos.

Ya en la primera hora de la bicicleta hemos puesto nuestro cuerpo en un déficit calórico. Ya hemos exigido un poco más a nuestras piernas. No pensamos que nos estamos saltando el plan de carrera porque después de todo estamos en forma y solo llevamos dos horas de carrera.

Esta tendencia de ir a un ritmo un poco más fuerte y saltarte un gel energético ocasionalmente a lo largo del día hace que sume y nos golpee con una “pájara” monumental en el kilómetro 20 de la carrera, por ejemplo.

Porque no hemos seguido nuestro plan de carrera, nuestro cuerpo se asegurará de conseguir nuestra atención forzándonos a andar. Si has pasado por esta situación anteriormente, sabes lo que sucede después. Comes y bebes todo lo que ves. Cada avituallamiento se convierte en un oasis largamente esperado que salva tu vida cada kilómetro.

Es posible recuperarse después de que tengamos suficientes calorías, pero desafortunadamente ya estamos muy lejos del ritmo, así que mentalmente nos sentimos derrotados mientras avanzamos hasta la línea de meta.

Ir por encima de tu ritmo es mucho más difícil de recuperarse. No hay mucho que puedas hacer sobre tus pesados cuádriceps que se sienten en llamas. Algunos toman sales minerales para aliviar la incomodidad. Otros recurren al ibuprofeno en un intento de adormecer el dolor, pero eso puede conducir a otro conjunto de problemas (GI) y múltiples visitas al wc que sólo nos ralentizan más.

La respuesta es simple: Sigue tu plan!

Créate alertas en tu reloj para saber cuándo te tienes que hidratar, tomar un gel energético o una barrita energética o tus cápsulas de sales minerales.

Tómate el primer tercio o la mitad del sector de ciclismo como un calentamiento, retén un poco. En la segunda mitad del sector de ciclismo puedes ponerle un poco más de intensidad, pero recuerda que este es el momento de empezar a cargar energía para el sector de carrera.

A no ser que seas un pro o estés luchando por un spot para Kona, mantén tu ritmo y no te dejes influenciar por los que tienes alrededor.

Si quieres prepararte un plan de suplementación para tu carrera, puedes usar la calculadora nutricional de 3nutritionpro.com ¡Pruébala!

Deja una respuesta