Deshidratación, uno de los mayores riesgos en el deporte

Estos meses de calor concentran una gran cantidad de pruebas deportivas, en algunas ocasiones con unas condiciones climatológicas extremadamente duras, como pasó en el IronMan de Frankfurt del pasado 2015 donde se alcanzaron temperaturas extremas durante el último sector de la prueba, la maratón. Estas condiciones extremas en cualquier prueba deportiva pueden llevar a la deshidratación.

A los pocos días de la Ironman de Frankfurt la organización hizo público el fallecimiento de un triatleta que se desmayó al llegar a meta. La causa de la muerte fue la insuficiente ingesta de sales unida a la excesiva sudoración durante la competición, que le provocaron un edema cerebral. Cuando hacemos deporte, nuestro cuerpo aumenta rápidamente de temperatura, para evitar que esa subida de temperatura sea un problema, sudamos para que la temperatura se vaya equilibrando, pero si perdemos líquidos demasiado rápido podemos entrar en estado de deshidratación, pero si además reponemos agua y no sales minerales, podemos desarrollar hiponatremia que es lo que le pasó a este deportista que falleció en Frankfurt.

La mayoría de los deportistas conocen la importancia de incluir la ingesta de hidratos de carbono en su dieta, en torno al 55-65% de la ingesta calórica total (Burke, Hawley, Wong y Jeukendrup, 2011; Urdampilleta et al, 2011; citados por Martínez-Sanz, Urdampilleta y Mielgo-Ayuso, 2013), además de mantener una buena hidratación durante la práctica de ejercicio físico.

Es muy importante la reposición de electrolitos (especialmente sodio, 0.5-0.7 g/L) y la reposición hídrica (tomas de entre 0.6-1 L/hora). Se recomienda hacer ingestas de 0.6-1 l/h con tomas (150-250 ml) frecuentes cada 15-20 minutos y siempre con un contenido isotónico (Urdampilleta et al., 2013). Esta reposición electrolítica debe realizarse tanto en sesiones de entrenamiento como en competición, para que el deportista esté acostumbrado y no se produzcan problemas gastrointestinales durante la prueba deportiva.

Pero además de sodio, nuestro organismo a través de la sudoración también expulsa otros electrolitos como potasio, calcio, cloruro y muchos otros elementos necesarios. Es por este motivo, que si sólo reponemos agua, corremos el riesgo de llegar a un estado de hiponatremia.

La deshidratación y la hiponatremia llevan consigo una reducción del rendimiento deportivo. Para evitar situaciones de deshidratación en 3nutritionpro.com podéis encontrar Totum Sport que debido a su alta concentración de sales minerales, ayuda a combatir la deshidratación e hiponatremia. Además es muy cómodo de llevar y su formato líquido hace que sea cómodo para tomar encima de la bicicleta o durante la carrera a pie.

Vive Your #NutriExperience en 3nutritionpro.com!

Deja una respuesta